FOTOGRAFÍA DE LUIS CARLOS CELIS C.
Marzo de 2018
Por:

UN ARQUITECTO, UNA OBRA: PIETRO CANTINI Y EL TEATRO COLÓN DE BOGOTÁ

En la segunda mitad del siglo XIX y en las primeras décadas del siglo XX llegaron a Colombia algunos arquitectos provenientes de Europa o de los Estados Unidos. El arquitecto italiano Pietro Cantini fue uno de ellos. Sus datos biográficos aparecen en el libro escrito por su nieto, el médico Jorge Ernesto Cantini Ardila en el que, afortunadamente, se da cuenta de su vida y de su obra en Bogotá y alrededores[1].

Cantini nació en Florencia en 1847. Estudió inicialmente ingeniería en el Colegio Militar y se especializó en arquitectura en la Escuela de Bellas Artes de esa ciudad, donde ejerció temporalmente como profesor. Su llegada a Colombia se debió a la iniciativa del presidente Julián Trujillo, quien solicitó traer al país desde Italia al país un arquitecto italiano para hacerse cargo de la terminación de la obra del Capitolio Nacional, entonces detenida. La solicitud llegó a oídos de Cantini a través de la Escuela de Bellas Artes, la que despertó su interés y motivó su aceptación., Viajó a Colombia vía París y Martinica men octubre de 1880. Ya bajo órdenes del presidente Rafael Núñez, Cantini asumió la dirección de los trabajos en el Capitolio en las que permaneció hasta 1887. En 1885 fue comisionado por el mismo Gobierno para trabajar en la obra del Teatro Nacional, hoy Teatro Colón de Bogotá, en el predio del Teatro Maldonado en la calle 10, el que ya había sido ocupado, al final del siglo XVIII, por el Coliseo Ramírez.

En un predio de dimensiones relativamente pequeñas, Cantini insertó un teatro de herradura de herencia barroca reinterpretado a la manera neoclásica, entonces en boga. La primera piedra se colocó en octubre de 1885 y la ejecución se prolongó por muchos años más., La primera inauguración se llevó a cabo el 12 de octubre de 1892, como celebración del Cuarto Centenario del descubrimiento de América, de la cual derivó el nombre inicial de Teatro de Cristóbal Colón.

El teatro es una pequeña joya arquitectónica cuya disposición sigue las pautas convencionales de un teatro de ópera de finales del siglo XIX: una sala para el público con platea, tres hileras de palcos y una galería, el escenario, el foso de orquesta, la tramoya y los camerinos. En la rica ornamentación participaron entre otros los pintores Filippo Mastellari y Giovanni Meranini, Luigi Ramelli encargado de la yesería y el escultor Cesare Sighinolfi. El fFoyer del segundo piso es un espacio especial por sus dimensiones y su ornamentación.

El Teatro Colón ha sido objeto de varias intervenciones, unas más, otras menos afortunadas. En la más reciente se restauraron la sala y el foyer y se demolió la tramoya original por considerarla “anticuada” para construir una de dimensiones wagnerianas que sirve a un escenario de escasos 11 metros de anchura.

Pietro Cantini fue autor de otras obras significativas en Bogota, entre ellas el tTemplete a Bolívar del Parque del Centenario, actualmente ubicado hoy en el Parque de los Periodistas;, la cúpula del templo de Santo Domingo, hoy demolido y, sobre todo, el Hospital de San José, un conjunto de pabellones destinados a distintos fines médicos, que aún conserva mucha de su arquitectura original. Pasó sus últimos años en su hacienda El Potrero, en Suesca, Cundinamarca, donde falleció en agosto de 1929.