Izquierda: María Emma Mejía. Centro: Víctor Gaviria. Derecha: Leo Matiz
Octubre de 2016
Por:
Credencial Historia

PERSONAJES DEL AÑO (1996 - 1998)

1996   

María Emma Mejía

Ya María Emma Mejía había ganado prestigio nacional por la arriesgada tarea que cumplió en la redención de las comunas de Medellín. Como miembro del Gobierno María Emma ha desempeñado un trabajo que le ha dado brillo internacional al país. Así lo reconoce El Tiempo en nota de final de año: “El personaje novedoso de la política, valioso y destacado de los últimos tres años, es maría Emma Mejía, la actual Canciller. Ha desempeñado con seriedad los diversos papeles que le ha correspondido ejecutar en los gabinetes ministeriales. Su feminidad siempre presente y deslumbrante no le resta firmeza cuando debe decidir, ni espíritu de condescendencia cuando toca transigir. Su paso por la presidencia de la República, para suplir una ausencia del presidente Samper y del ministro Serpa, es como un presagio hacia el futuro de nuestro país. A María Emma la señala el porvenir como una mujer de singulares capacidades y a quien el país aprecia. Los momentos en que se le han encargado los destinos de la República la califican por su discreción en el paso por el Palacio de los Presidentes y también por el respeto que inspira en los colombianos”.  

1997    

Víctor Gaviria 

La Vendedora de Rosas, del director antioqueño Víctor Gaviria, filmada en 1997, marca un hito en la historia del cine colombiano. Con su largometraje anterior, Rodrigo D no futuro(1989), y comenzando por el título, Gaviria sienta las bases de una forma nueva de hacer cine. Los actores son personajes de la realidad, que se interpretan a sí mismos. Gaviria continúa la difícil técnica empleada por Federico Fellini de transformar en actores a personas de la calle y logra, como el maestro italiano, el milagro de volver auténtica la falsa moneda. La dirección está desempeñada con tal pericia que los espectadores en ningún momento sospecharán que los personajes de la película no están representados por actores profesionales, pero ni siquiera por actores aficionados, sino por actores de la vida misma. De ahí la extraordinaria naturalidad de las películas de Víctor Gaviria, que en La Vendedora de Rosascobra un extraño aliento poético que refuerza la tragedia narrada en la trama. Entre otros muchos premios internacionales, La vendedora de rosas gana el del Festival de San Juan Cinemafest en 1998 y el Latin Film Festival de Miami en 1999.  

1998

 Leo Matiz

Con la muerte de Leo Matiz, ocurrida el 24 de octubre de 1998, se va el fotógrafo colombiano más importante del siglo XX. La periodista y escritora argentina Cecilia Sosa escribe sobre Leo Matiz en Clarín de Buenos Aires: “El fotógrafo colombiano Leo Matiz (1917-1998) es toda una leyenda de la fotografía del Siglo XX. Nació en el olvidado pueblito de Aracataca, el mismo que alumbró a Gabriel García Márquez, y acaso marcado por ese sino recorrió una vida que se disputa con la frondosa imaginería del Premio Nobel. Caricaturista, pintor, fotógrafo de cine, actor, publicista (y de paso fundador de galerías de arte y medios propios), Matiz se ganó el reconocimiento de la crítica internacional como el “guardián de la sombra” de la fotografía latinoamericana, título que le va bien tanto por las poderosas luces y sombras que encienden sus imágenes blanquinegras como por sus dispares objetivos que pivotean entre las cumbres del poder y los laberintos del olvido. Ya en 1949 figuraba en la lista de los 10 mejores fotógrafos del mundo y en su vejez el Gobierno francés le otorgó el pomposo título de “Caballero de las artes y las letras”.