Izquierda: Ofelia Uribe de Acosta. Centro: Jorge Gaitán Durán. Derecha: Luis Eduardo Nieto Arteta
Septiembre de 2016
Por:
Credencial Historia

PERSONAJES DEL AÑO (1954 A 1956)

1954

Ofelia Uribe de Acosta

Al cumplirse un año del Gobierno del general Gustavo Rojas Pinilla, y no obstante la oposición de influyentes sectores colombianos como la Iglesia, la prensa y los partidos políticos, el Presidente de la República decidió acoger una vieja aspiración de la mujer y produjo uno de los actos trascendentales en la historia del país. Decretó que en adelante la mujer entraría en el goce pleno de sus derechos políticos y ciudadanos, que podría cedularse, elegir, ser elegida y ocupar cualesquiera cargos públicos en igualdad con los varones. Gestora de esta conquista capital para los derechos femeninos fue Ofelia Uribe de Acosta, que desde los años treinta venía librando una lucha incesante para que a la mujer se la reconociera en Colombia como sujeto de ciudadanía. No deja de ser irónico que Ofelia Uribe de Acosta y sus seguidoras hubiesen conseguido en un gobierno militar sus metas, trabajadas durante un cuarto de siglo; y es todavía más irónico que no pudiesen ejercer esos derechos sino a la caída del gobierno que los hizo posibles. Ofelia Uribe de Acosta se consagra como una de las mujeres más destacadas de nuestro siglo XX.

1955

Jorge Gaitán Durán

Todavía se escuchaba el eco de los disparos asesinos que fusilaron a los estudiantes en la calle trece con séptima, durante los sombríos sucesos del ocho y nueve de junio de 1954 –que repetían multiplicada una atrocidad ocurrida veinticinco años antes—cuando apareció una publicación epónima, que dio nombre a su generación y que marcó el rumbo literario, intelectual y cultural de las siguientes generaciones colombianas. La revista Mito, fundada por el poeta y escritor Jorge Gaitán Durán, y dirigida en consorcio con el poeta Eduardo Cote Lamus --muertos ambos en trágicos y sendos accidentes, Gaitán Durán en 1962 y Cote Lamus en 1964—y con el ensayista y novelista Pedro Gómez Valderrama. Mito es un tesoro de la cultura nacional y gozó de prestigio en las tres Américas. Colaboraron en ella los escritores más valiosos del país y del continente, y en Ediciones Mito se dieron primicias como El Coronel no tiene quien le escriba. Pedro Gómez Valderrama dijo de la obra de Gaitán Durán que “es toda nobleza en el gesto, rebeldía en la actitud, inteligencia limpia y arrogante. Es, en verdad, todo un camino”.

1956

Luis Eduardo Nieto Arteta

La muerte prematura de Luis Eduardo Nieto Arteta, a los 43 años, el 10 de abril de 1956, privó a Colombia de su teórico más eminente en asuntos económicos y de un historiador que supo interpretar con lucidez filosófica los distintos fenómenos económicos y sociales que influyeron de manera profunda en el desarrollo de nuestra nación. Iniciado en la gloriosa era de transformaciones sociales y de modernización económica que se produjo durante la República Liberal, Nieto Arteta se incorporó en las vertientes del pensamiento marxista que le brindó las herramientas intelectuales para efectuar una correcta interpretación de la historia. El presidente Alfonso López Pumarejo le confió algunas misiones diplomáticas en Europa. Al regresar al país, Nieto Arteta comenzó en 1938 la redacción de un libro de historia económica de Colombia, que publicó en 1941 con el título sugestivo de Economía y Cultura en la Historia de Colombia, ensayo renovador que arrinconó los métodos tradicionales de escribir y contar la historia colombiana, tarea a la que el libro de Nieto Arteta le dio el carácter de ciencia.