28 de septiembre del 2020
 
A la izquierda: José María Vargas Vila, Ultima fotografía, Barcelona, enero de 1933. Al centro: Alfonso López Pumarejo, dibujo de Orduz, Revista Pan. A la derecha: José Camacho Carreño
Septiembre de 2016
Por :
Credencial Historia

PERSONAJES DEL AÑO (1933 A 1935)

1933

José María Vargas Vila

Hasta el día de su muerte, ocurrida en Barcelona el 22 de mayo de 1933, ningún escritor colombiano gozó de tanto prestigio internacional, como José María vargas Vila, un autor exitoso de novelas y ensayos cuyo contenido “escandaloso” les ganó una inmensa cantidad de lectores. Si bien el más notorio, no es el escándalo el único ingrediente, ni el de mayor mérito, en los libros vargasvilescos. Creó un estilo original, de alto contenido literario, del que se sirvió para expresar, así en sus novelas como en sus ensayos, una serie de ideas anticlericales y antiimperialistas, que lo convirtieron en el vocero de los grupos de avanzada en los primeros treinta años del siglo XX. Vargas Vila emitió en sus obras juicios de valor sobre los principales personajes de la historia colombiana que actuaron en los últimos cincuenta años desde 1880. Atacó con ferocidad a Rafael Núñez y a La Regeneración, clavó su pluma afilada contra Roosevelt y los culpables de la pérdida de Panamá, y no hubo tema de actualidad que no fuera analizado por la crítica ácida, y a veces venenosa de José María Vargas Vila, temido y respetado en el mundo de habla hispana.

1934

Alfonso López Pumarejo

Máximo artífice de la recuperación del poder para el Partido Liberal en 1930, Alfonso López Pumarejo llega este año de 1934 a la Presidencia de la República, elegido por una cifra de votantes sin precedentes en la historia del país: más de 900.000., y con la promesa de profundizar en las reformas sociales que el liberalismo tiene como meta de su programa revolucionario. Alfonso López ha sido desde 1912 una de las figuras más brillantes de la generación del Centenario. Escritor, economista, banquero, periodista y conductor de multitudes. Tuvo un papel primordial –y debemos decir que lamentable—en la caída del Presidente Marco Fidel Suárez en 1921, y fue uno de los principales organizadores de la unión liberal a partir de 1922. De consuno con Eduardo Santos se dedicó a preparar el terreno para la recuperación del poder por el liberalismo. En 1929, al proclamar la candidatura de Enrique Olaya Herrera, dijo el doctor López Pumarejo que “había llegado el momento”. Su Gobierno, bautizado como La Revolución en Marcha, renovó a Colombia y la convirtió en una de las naciones más pujantes del continente.

1935

José Camacho Carreño

Contra las reformas sociales impulsadas por La Revolución en Marcha de Alfonso López Pumarejo se han levantado las fuerzas regresivas de la extrema derecha colombiana que consideran amenazadas la propiedad privada y la iniciativa económica de los particulares, y que se oponen a la reforma constitucional que les dará amplias garantías a los trabajadores y mejorará, en todo y por todo, la condición de los colombianos menos favorecidos. El joven político bumangués, José Camacho Carreño, se ha destacado como una de las figuras intelectuales mejor preparadas de la extrema derecha colombiana. Orador de alto vuelo, escritor elegante y ensayista literario notable, hace parte del grupo denominado Los Leopardos, un ariete nada despreciable contra el gobierno liberal, y en especial contra el presidente López Pumarejo. José Camacho Carreño, en este año de 1935, encabeza, junto con el general Ruperto Aya, y el financiero Samuel Williamson, la Acción Patriótica Económica Nacional (APEN), que declara la oposición sin cuartel a la República Liberal, y que intentará desestabilizar al Gobierno de López Pumarejo.