A la izquierda: José Manuel Marroquín, Al centro: Carlos Arturo Torres. A la derecha: Miguel Antonio Caro
Septiembre de 2016
Por:
Credencial Historia

PERSONAJES DEL AÑO, 1901 A 1903

1901 José Manuel Marroquín

Los liberales, con quienes coincide en pensamiento económico, esperaban encontrar en el Vicepresidente José Manuel Marroquín, encargado del poder Ejecutivo por el golpe de Estado del 31 de julio de 1900, a un rival blando que les permitiría, si no ganar la guerra, obtener la paz en condiciones muy ventajosas; pero el señor Marroquín, en lugar de ablandarse, ha endurecido el conflicto con el nombramiento del “halcón” Arístides Fernández en el ministerio de Guerra, y ha proclamado su resolución de no ceder un ápice y de no aceptar la paz si no es mediante la rendición incondicional de los rebeldes que la han perturbado. Al terminar el año de 1901 no hay duda de que el Presidente José Manuel Marroquín es el personaje más relevante de estos doce meses.

 
1902 Carlos Arturo Torres

Pensador, filósofo, dramaturgo, poeta y periodista, Carlos Arturo Torres se ha convertido en la cabeza visible de los liberales que buscan a todo trance ponerle fin al sangriento conflicto que nos aflige desde finales del siglo pasado. Las gestiones de Carlos Arturo Torres, acompañadas de los editoriales de un vibrante pacifismo que escribe en su diario El Nuevo Tiempo, han creado el clima adecuado para que se adelanten las conversaciones que, este año, habrán de poner fin a la guerra con el tratado del Wisconsin, el 21 de noviembre. El papel desempeñado por Carlos Arturo Torres en el logro de la paz lo constituye en el personaje colombiano de 1902. 

 
1903 Miguel Antonio Caro

Tras su retiro de la Presidencia en 1898, el señor Caro se ha mantenido en un papel muy activo dentro de la política. Es el jefe de la oposición al gobierno del señor Marroquín, que ha descrito con la famosa frase “de cintica azul y proceder villano”. Al efectuarse las elecciones parlamentarias de 1902, don Miguel Antonio Caro obtuvo un escaño en el Senado, desde donde lleva la voz cantante en los debates originados por el asunto del canal de Panamá. Los discursos del señor Caro en contra de la ratificación del Tratado Herrán-Hay, por el cual Colombia otorga a los Estados Unidos la concesión para construir un canal en el Departamento del Istmo de Panamá, inclinan al Senado a improbar dicho Tratado, lo cual da pretexto, el 3 de noviembre, para la separación del Istmo y la conversión de Panamá en república independiente y soberana, reconocida de inmediato por los Estados Unidos. El papel decisivo del señor Caro en este episodio, que sacudió la vida colombiana, lo amerita como el personaje de 1903.