16 de septiembre del 2019
 
José María Córdova. Fermín Isaza, 1876. Colección Museo Nacional de Colombia. Reg. 518.
Septiembre de 2011
Por:
Pedro Arciniegas Rueda

Biografías

José María Córdova

Nació en Concepción, Antioquia, el 8 de septiembre de 1799 y murió en El Santuario el 17 de octubre de 1829. Hijo de una familia humilde asentada en Rionegro; su padre deseaba que fuera comerciante. Educado en las primeras letras por Manuel Bravo Daza, decidió seguir la carrera de las armas. Cadete a los 14 años en la Escuela de Ingenieros en Medellín, fue compañero, entre otros, de Alejandro Vélez y participó como subteniente a los 15 años en la Campaña del Sur con el coronel Manuel Roergas Serviez. Ascendió a teniente a los 16 en la acción del río Palo, participó en 1816 en la retirada a los Llanos, al mando del general Serviez. Luchó en Venezuela y en 1817 fue incorporado al Estado Mayor de Bolívar. Fue ascendido a capitán a los 17 años y teniente coronel a los 19. Participó en la campaña de 1818 y la de 1819, y desalojó con una división a tropas españolas en Antioquia y la Costa entre 1820 y 1821. Hasta 1825 luchó en Pasto y el Ecuador y fue ascendido a general de brigada y en el Perú a general de división. Estuvo en Pichincha, Junín y Ayacucho. Después de la Convención de Ocaña y la proclamación de la dictadura de Bolivar, se rebeló en defensa de la Constitución de la Gran Colombia, organizó un ejército de voluntarios en Antioquia y opuso tenaz resistencia. Herido gravemente en El Santuario, murió asesinado por un oficial irlandés de la expedición organizada para castigarlo.

Juan Bautista del Corral. Constancio Franco Vargas, ca. 1880. Colección Museo Nacional de Colombia. Reg. 304.

Juan del Corral

Nació en Mompox el 23 de junio de 1778 y murió en Rionegro el 7 de abril de 1814. Hijo de español y criolla, a finales de siglo se trasladó a Santa Fe de Antioquia, se casó con Josefa Pérez de Arrubla y se dedicó con éxito al comercio y la agricultura. Luego del 20 de julio, fue coronel de milicias, y al ser convocado el Congreso de las Provincias Unidas de Nueva Granda, fue nombrado representante por Antioquia con José Manuel Restrepo. Fue gobernador de Antioquia y miembro de la Junta de Seguridad Pública. Acogió a Caldas luego de la derrota de los defensores de la Federación, y tras la caída de Popayán a manos del brigadier Juan de Sámano en 1812 detuvo a varios realistas. Decretó medidas extraordinarias para seguir la guerra, entre ellas desterró a españoles y declaró la independencia absoluta frente a España. Presentó al doctor José Félix de Restrepo el proyecto de manumisión de descendientes de los esclavos africanos. A su funeral asistieron, entre otros, Caldas y Córdova, y dejó un hijo que fue teniente y sirvió al coronel Salvador Córdova, que ascendió a capitán de granaderos.

Juan Nepomuceno Moreno

Juan Nepomuceno Moreno. Colección Banco de la República. Ref. 4653.

Nació en la Fragua, actualmente Paz de Ariporo, a finales del siglo XVIII y murió cerca de allí, el 31 de diciembre de 1839. Se sabe poco de su vida, excepto que entre 1814 y 1815 combatió a los españoles en Arauca y Apure. Jefe militar de Casanare cuando en 1816 tropas al mando de Serviez se retiraban a la inmensidad de los Llanos. En la junta de jefes en la frontera fue nombrado comandante del ejército. Mientras el mariscal Pablo Morillo iniciaba la reconquista, participó en las acciones de Guasdualito, El Yagual o Achaguas, y fue compañero de los coroneles Ramón Nonato Pérez, Juan Galea, Mariano Acero, Antonio Arredondo y del general Silvestre Arenas, entre otros. Páez lo nombró gobernador y a Pérez jefe militar. Además de ser ascendido de teniente coronel y comandante de escuadrón o del primer regimiento de lanceros, el coronel Moreno formó regimientos que lucharon en Semen, Ortiz, Cojedes o Rincón de los Toros, y fue confirmado como gobernador y comandante general de caballería. Protestó por los excesos de la política de confiscar ganado para el ejército. En 1819 participó en Boyacá, en 1821 en Carabobo y en 1823 en el sitio de Puerto Cabello, y regresó a Casanare. Ascendido a general de brigada, cuando Páez se rebeló en 1826, permaneció fiel al vicepresidente Santander. En 1830 instauró el Gobierno Unido del Casanare y en 1831, con 300 soldados de caballería y 400 de infantería, marchó desde Pore para forzar la salida del país del general venezolano Rafael Urdaneta, entonces dictador.

José Prudencio Padilla

José Prudencio Padilla. Constancio Franco Vargas, ca. 1880. Colección Museo Nacional de Colombia. Reg. 380.

Nació en Riohacha el 19 de marzo de 1784 y murió en Bogotá el 2 de octubre de 1828. Hijo de un constructor de canoas, dos de sus hermanos fueron oficiales marinos. Ingresó a los 14 años en la marina mercante antes de enrolarse en la Real Armada como mozo de cámara en un enorme navío de guerra. Fue contramaestre de navío con categoría de suboficial y compañero de tripulación del sargento Pablo Morillo, participó en Trafalgar donde fue hecho prisionero y liberado a los tres años. Regresó a América en 1809 y fue nombrado contramaestre del apostadero de Cartagena de Indias. En 1811 participó en el pronunciamiento de Getsemaní, en 1812 era contramaestre del bergantín “Independiente” y en 1814 participó en la acción naval de Tolú. Nombrado comandante de fragata, participó en el sitio de Cartagena y luego estuvo en Jamaica y Haití. Fue ascendido a capitán de navío y participó en la Expedición de los Cayos. En el Orinoco fue jefe de las fuerzas sutiles, y estuvo en la campaña del Atlántico como segundo jefe y en San Juan de Ciénaga en 1820. Participó en la recaptura de Cartagena en 1821 y fue ascendido a contraalmirante y general de brigada, nombrado jefe del tercer departamento de marina, y en Maracaibo, en 1823, fue jefe naval y allí despedazó y humilló a la flota española. Fue almirante y general de división, y luego presidente del Colegio Electoral de la Provincia de Cartagena, además de senador. Como comandante naval protagonizó una rebelión defendiendo la Convención de Ocaña. Llamado el “Nelson colombiano” por Bolívar, después del atentado del 25 de septiembre, aunque no participó, fue fusilado, y cuando el sargento encargado le iba a quitar sus insignias y condecoraciones, le gritó “no me las dio Bolívar sino la República”.