24 de noviembre del 2017

Un museo en el fondo del mar

Tras dos años de trabajo, el escultor británico Jason deCaires Taylor terminó las 12 instalaciones que conforman el Museo Atlántico de Lanzarote, un espacio de 2.500 metros cuadrados que abrió sus aguas en enero de este año. Ubicado a 14 metros de profundidad, cerca de la costa sur de Lanzarote (España), fue diseñado, según sus creadores, con un enfoque conservacionista para crear un arrecife artificial a gran escala. De hecho, las primeras 60 piezas, que fueron acopladas hace un año, ya son frecuentadas por tiburones ángel, bancos de barracudas y sardinas, pulpos, esponjas marinas y rayas mariposa.

+