19 de octubre del 2017

Los amaneceres que fotografía un piloto retirado

Durante los últimos siete años, Mario Salazar Londoño, un piloto retirado de 83 años de edad con veintitrés mil horas de vuelo, se ha levantado a las cuatro y media de la madrugada, no ya para pilotear su avioneta sino para retener las imágenes que le regala el cielo de Sutatausa y Ubaté. A esa hora camina por su finca y fotografía la caprichosa paleta de colores que se despliega en la atmósfera. Cada amanecer es diferente, cada uno tiene su forma particular de manifestarse. La primera vez que capturó el cielo lo hizo con una clásica Instamatic. Ahora trabaja con una cámara compacta tan pequeña que a veces se le resbala de las manos. La colección está compuesta por alrededor de diez mil fotografías.

+