24 de noviembre del 2017

La japonesa pop

Yayoi Kusama es quizás la artista más importante de Japón. No solo tiene colecciones en lugares tan prestigiosos como el Museo de Arte Moderno de Nueva York y la Tate Gallery de Londres, sino que sus obras alcanzan millones de dólares en subastas. Nacida en Matsumoto, tiene 88 años y desde 1977 vive en un hospital siquiátrico de Tokio. De pequeña comenzó a sufrir de alucinaciones, que no se le han quitado y que, en cambio, marcaron el desarrollo de su obra: las series de puntos, las redes interminables y los espejos que dan la sensación de infinito son señales de que uno se encuentra frente a un trabajo suyo, influenciado también por el pop y el expresionismo abstracto. Después de un trasegar de fama y angustia (reconoce que si no fuera por el arte se habría suicidado), Yayoi abrió en octubre su propio museo en Tokio, con la exposición Mi alma eternacon algunas de sus piezas más representativas.

+