Inicio / Actualidad

24 de Noviembre de 2011 - 4:40 pm

David Manzur: “Yo encuentro, yo no busco” (Web)

Del 23 de noviembre al 15 de enero, en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, se presenta la exposición ‘Ciudades oxidadas’, de David Manzur. Hablamos con el maestro el día en el que las monumentales pinturas, resultado de una década de trabajo, eran colgadas en las paredes del museo.

Por Nicolás Cadena Arciniegas
 

(Cortesía Museo de Arte Moderno de Bogotá.)

Después de cruzar varios ríos, esos que siempre se forman por las calles del centro de Bogotá, cuando parece que abrieran la llave del cielo, llegó el periodista al Mambo. En el Museo de Arte Moderno era la cita con uno de los artistas más importantes del país. Su última exposición la realizó en la Galería Mundo y desde allí comenzó una curiosidad por la situación actual, el deterioro ambiental.

“Ciudades Oxidadas” es el resultado del trabajo de diez años de David Manzur, 48 obras creadas durante una década y gestadas a partir de las vivencias de este pintor amante de la literatura gótica y el cine. Sus cuadros, con un toque oscuro, reflejan la niñez del artista y las vivencias del colegio en donde conoció lúgubres historias de santos que hasta el día de hoy han marcado la manera de plasmar sus trazos en el lienzo.

Esta vez no solamente estará la pintura como protagonista en las salas del Mambo, sino que además habrá una exposición de un proyecto inédito en video8. Enrico, un joven italiano amante del cine y decidido a rescatar el trabajo que Manzur hizo en video durante 33 años, sobre la obra de Zurbarán, presentará un montaje bastante vanguardista que resultará inolvidable para los espectadores y que sorprenderá al mismo Manzur, quien ha decidido que sólo lo verá el día de la inauguración de la muestra. Algo así como Zurbarán llevado al video y ahora convertido en un una instalación artística.

Manzur cuenta: “Gloria Zea me dijo una vez: ‘David, mientras tú no tengas una colección, no puedes aceptar una invitación a nada’”. Por esta razón ´Ciudades Oxidadas` es sin duda alguna un logro, ya que esta no es una exposición comercial sino una muestra de afecto que tienen los dueños de los cuadros con el artista al prestar y confiarle sus adquisiciones al Mambo y a su directora Gloria Zea para una muestra artística sin precedentes.

 San Sebastián y David. (Cortesía Galería Mundo).

Por cierto, Gloria dice: “Uno de los problemas más grandes de una exposición de tal magnitud es lograr conseguir el permiso de los dueños de los cuadros. Esta exposición es magnífica”. Después sonríe y le da la palabra a Manzur.

Maestro, ¿cuál es el eje principal de la exposición?
-El título de la exposición lo es: ‘Ciudades Oxidadas’. Cuando viví en España tuve esta cosa del hambre y el arte, y en ese colegio habían cuadros de Zurbarán del siglo XVII.

¿De ésta exposición, cuál es el cuadro más importante?
-Para mí, ´Down Town Velázquez`, que es como si yo pudiera traer a Velázquez y contarle que el mundo se está deteriorando.

¿Qué es la estética del deterioro, de la que usted tanto habla?
-Fíjate que esa pregunta es difícil de contestar. Cuando uno ve un derrumbe, un edificio que se cae, ve una cantidad de hierros retorcidos después de una explosión, lo primero que uno siente es horror, ese horror es una forma de asombro y Balzac decía: ‘El arte que no asombra no es arte’. El asombro es interpretar en el sentido del horror por la belleza. Yo, por ejemplo, me acuerdo de niño: los efectos del hierro oxidado, el azul del mar, el cielo… Eso da la esencia para contestar un poco tu pregunta, si es que se puede poner en palabras. Es que hay cosas que uno no sabe cómo contestar; uno a veces encuentra sin haberse propuesto, como decía Picasso. Yo encuentro, yo no busco, y a veces pasa eso.

¿Qué piensa del arte de hoy?
-Hoy en día el arte no busca el asombro, busca la reflexión, y la reflexión es una interpretación intelectual para acomodar lo malo a lo bueno, es decir: que lo malo se convierta en bueno. La reflexión no es otra cosa que interpretar. ¿Para qué interpretar? Lo que se ve, asombra, y si no hay asombro, buscar que lo quieran a punta de palabras ya es falso.

¿A quién admira?
-Bueno me gusta mucho Eva Hesse, ella murió muy joven. Una instalación de Eva decía todo. En Colombia, a mí me sorprende Doris Salcedo. Cada cosa de Doris Salcedo me hace sentir culpable de algo, de no sé qué. Ella hace una cosa y yo quedo sorprendido, quedo como asustado conmigo mismo. Hay una cosa que no puedo explicar. El asombro, ahí está el efecto. Si uno imita a Salcedo, no produce lo mismo.

Caballo blanco, Ciudad Oxidada. Cortesía Museo de Arte Moderno de Bogotá.

 

¿Los recuerdos son un punto fundamental de los cuadros que hacen parte de la exposición ´Ciudades oxidadas`. ¿Para usted cuál es el recuerdo y el cuadro más importante?
-Toda la exposición es un recuerdo de la vida mía, que he venido gestando para llegar a este momento.

¿Utiliza algo exterior para sus creaciones?
-Sí, yo al pintar escucho música, yo no tomo y para mí la música es como el trago. Uso también las cámaras, para ver movimientos.
 

  • Comparte este artículo:

En este árticulo se habla de:Actualidad, exposición, David Manzur, Ciudades Oxidadas,