Colombia pasa por un buen momento económico que se ve reflejado en la alta oferta y demanda de bienes inmuebles. Según las proyecciones del sector, en 2012 adquirir un apartamento, un local o una casa, será la más segura de las inversiones. ¿Qué espera?

Por Redacción Revista Credencial
 

(Ilustración Olga Lucía Aldana.)

La prueba está a la vista de todos: en los edificios que semana tras semana empiezan a levantarse en las ciudades, en los nuevos proyectos comerciales, en la entrega de las viviendas de interés social y en el surgimiento de nuevos hoteles para poder hospedar al cada vez mayor número de turistas que visitan el país. Basta, pues, con pasearse un rato por cualquiera de las calles colombianas para darse cuenta de que las áreas urbanas están creciendo.

Esto tiene una explicación: Colombia pasa por un buen momento económico y la construcción es una de sus protagonistas. Hay dinero para edificar, para comprar, para arrendar, y la gente no está dudando antes de embarcarse en una inversión inmobiliaria. No tiene que pensarlo mucho, porque al invertir en propiedad raíz está apostando por un mercado con pocos riesgos y un amplio rango de posibles ganancias.

Sandra Forero Ramírez, presidente de Camacol, asegura que “la inversión en finca raíz siempre será una buena alternativa por sus características de renta y valorización, y por ser considerada como una reserva de valor. En Camacol consideramos que durante el 2012 las condiciones seguirán siendo favorables para la adquisición de vivienda. Las tasas de interés se ubican en cifras históricamente bajas, contamos con buenas expectativas económicas y existen mejores condiciones de empleo en los hogares colombianos; una positiva disposición de recursos financieros y una amplia oferta dinámica enmarcan este buen panorama”.

Carlos Giraldo, asesor jurídico de la constructora Century 21, describe los beneficios de la inversión en finca raíz así: “Se le considera una de las mejores inversiones actualmente por su rentabilidad, puesto que, comparada con otro tipo de inversiones ―como cuentas de ahorro, certificados de depósito a término (CDT), títulos del Estado, acciones―, arroja una rentabilidad de aproximadamente el 8% efectivo anual”. A esto se suma el buen momento por el que pasa el sector de la construcción en Colombia, que ha venido en constante crecimiento y ha contribuido en buena parte a la disminución del desempleo; el bajo nivel de la inflación ―que se mantiene por debajo del 5%―, y los bajos índices de endeudamiento de los hogares.

Además, “la seguridad, la estabilidad económica y los ojos con los que otras economías miran a Colombia hacen que estemos pasando por un momento económico inmejorable. Las cifras de inversión extranjera y las nuevas fuentes de recursos derivadas de la explotación minera irradian nuestros mercados y lo vemos en el positivismo de nuestros empresarios y en el optimismo de nuestra gente”, asegura Alejandro Olivares, gerente de proyectos de Amarilo.

La tendencia de la economía y del sector es a seguir creciendo y la posibilidad de una desaceleración es improbable, de acuerdo con los constructores. Según esto, no existe, como se puede temer, una burbuja inmobiliaria, que se da cuando aumentan los precios aceleradamente y con independencia de la capacidad y la cantidad de la demanda, como sucedió en los Estados Unidos hace apenas cinco años. 

¿Cómo invertir en propiedad raíz?
Para sacar el mayor provecho de la inversión en propiedad raíz se debe pensar primero qué es lo que se está buscando y qué se quiere obtener de esa inversión. Aquí son muchas las variables, pues existen propiedades que ofrecen altas rentas mensuales, otras que ofrecen una mayor valorización, otras que ofrecen menores rentabilidades en general pero también un menor riesgo… Se debe pensar asimismo si se quiere invertir como un ahorro, para obtener un rendimiento durante un plazo, o como una renta, para el momento de jubilarse, por lo que, según Amparo Araújo Jiménez, presidente de la Lonja de Bogotá, lo más recomendable es “asesorarse de profesionales inmobiliarios reconocidos, quienes pueden aconsejar en todas las áreas: financiera, conocimiento del mercado, jurídica, y ante todo ofrecer la certeza de estar realizando una operación legalmente segura y financieramente justa y rentable”. 

A este respecto, también es clave tener en cuenta la recomendación que hace Emilio Borrella, director de BD Promotores Colombia, cuando dice que se debe “tener en cuenta que las inversiones en inmuebles son a largo plazo, entendiendo que si se compra en fase de desarrollo, el inmueble va a tomar un tiempo en construirse y empezar a rentar, y que por otro lado los inmuebles tienen un período de caducidad muy largo”. Las variables también dependen del uso que se da a la propiedad, por lo que Borrella agrega el ejemplo de la hotelería, en cuyo caso se deben tener en cuenta algunas variables como la ocupación, la tarifa promedio y la relación entre el proyecto y la oferta de alimentos y bebidas, así como buscar información sobre la zona: “Estudiar el perfil de los habitantes y los proyectos que se vayan a desarrollar cerca, los planes de desarrollo zonal, los valores de alquiler y compra de la zona”. Estas son variables que afectan a toda la finca raíz, independientemente de su uso. 

Además de los beneficios económicos de la inversión en finca raíz, comprar un inmueble es cada vez más fácil gracias a las modalidades de préstamo de los bancos y a los estímulos gubernamentales para algunas propiedades con características particulares. Si se tiene en cuenta la ambición de los proyectos de construcción, que ofrecen más comodidades, más utilidad y áreas y acabados más agradables, es fácil ver por qué vale la pena invertir en un bien inmueble. Es sólo cuestión de buscar y escoger entre la amplia variedad de proyectos de gran calidad en todo el país.
 

Dónde invertir en Colombia

Arrecife Centro Comercial
Santa Marta

Este centro comercial, ubicado en El Rodadero y comercializado por Century 21 Caribe Inmobiliario, será inaugurado en abril y contará con supermercado, zona infantil, cines y restaurantes, además de locales comerciales. Carlos Giraldo, de Century 21, señala que el proyecto, de 23.000 m2, “se destaca por la importancia que tiene para la comunidad de más de 45.000 personas entre turistas y habitantes de la zona en unos de los puntos de mayor crecimiento residencial del país, generadora de más de 650 empleos directos y más de $30.000 millones de inversión, iniciando así un nuevo proceso de revalorización de la zona”.

BD Bacatá
Bogotá

Con dos torres que prometen convertirse en uno de los íconos de la ciudad, el proyecto incluye el rascacielos más alto de Colombia y 117 oficinas, 396 apartamentos, un hotel con 364 habitaciones, dos restaurantes, un mirador de 300 m2, un centro de convenciones, un club lounge y un centro comercial con 30 locales y diez kioscos. Ubicado en el centro de Bogotá, en una zona comercial, universitaria, turística y gubernamental, BD Bacatá ofrece tanto la compra de derechos fiduciarios para el hotel o el centro comercial como la inversión en vivienda u oficinas.

 

 

Mar de Indias - Beach World
Cartagena

En un área de 300 hectáreas frente al mar Caribe, en Cartagena, este proyecto combina las bondades de la vivienda con las de la hotelería, en una propuesta donde la administración de los servicios es independiente de los bienes inmobiliarios: los inversionistas no deben preocuparse por el costo de servicios como las canchas de golf (administradas por Ron Garl Golf Design) o el spa (gestionado por Blu Spa) y, en cambio, contarán con beneficios si deciden utilizar cualquiera de estas unidades de negocios. Desarrollado por el Grupo Urban, Mar de Indias ofrece servicios adicionales como conductores, tours por la ciudad y centros médicos y de belleza especializados.

Bogotá
Ciudad Verde

Está ubicado en Soacha en un área de 328 hectáreas y es uno de los macroproyectos más grandes del país, con 42.000 viviendas de interés social que contarán con todos los servicios, incluyendo salud, centros comerciales y colegios. Con tres etapas de diferentes características y precios (Azalea, Agapanto y Frailejón), Ciudad Verde es un proyecto integral con precios muy asequibles, que brinda la oportunidad de generar actividades recreativas y laborales que eviten los grandes desplazamientos en espacios articulados en torno a amplias zonas verdes.

Balance de la construcción en 2011: un sector en crecimiento

Estas cifras reflejan por qué el 2012 presenta un panorama optimista para invertir en propiedad raíz.
• En 2010, “se registraron inversiones por 1.700 millones de dólares en construcción de nuevos hoteles, cifra que aumentó en 2011 a 2.200 millones de dólares”, según cifras de Cotelco, anota Emilio Borrella, director de BD Promotores Colombia.

• “Entre enero y noviembre de 2011 se vendieron en el país 120.864 viviendas nuevas, cifra que representa un crecimiento del 17%. Por segmentos, las ventas aumentaron en 10% en la Vivienda de Interés Social (VIS), mientras que en la no VIS el crecimiento fue de 22%. Asimismo, se inició la construcción de 104.749 unidades habitacionales: 45.722 VIS y 59.027 no VIS; estos resultados representan crecimientos anuales del 16% y el 19% respectivamente”, señala Sandra Forero Ramírez, presidente de Camacol.

• Precisamente, según Camacol, se espera que el crecimiento en ventas de vivienda en 2012 sea del 10% y que el crecimiento del PIB de edificaciones sea del 13%.

• En los tres primeros semestres de 2011, de acuerdo con información suministrada por Camacol, el área en construcción del segmento no residencial aumentó 3%; las edificaciones con destino comercial aumentaron en un 17%; con destino a hotelería en un 2% y de uso institucional en un 27%.
 

  • Comparte este artículo:

En este árticulo se habla de:Actualidad, finca raiz, Construcción,