Resultados de la gran encuesta del Centro Nacional de Consultoría en las principales ciudades del país.

(Fotografías Camilo Devis)
  • -La familia sigue siendo para los colombianos la institución más importante. La relacionan, más que con los vínculos de sangre, apellidos, o apoyo económico, con el amor.
  • -Las familias todavía comen juntas. El comedor aún es un lugar importante en los hogares.
  • A los hombres se les exige que aporten más para la casa paterna de lo que se les exige a las mujeres.
  • En los hogares colombianos crece la tendencia a que todos ayuden y se repartan las labores de la cocina.
  • Aceptar la posibilidad de hijos homosexuales y de convivir con ellos, está cada vez más extendida.
  • En casi la mitad de los hogares del país hay Internet. 
  • Las parejas colombianas pelean frecuentemente por asuntos de plata.
  • Las familias pobres son más numerosas que las ricas. 
  • Pero el concepto de matrimonio está cada vez más divorciado del de familia.
  • Las familias son cada vez más pequeñas. El promedio es de cuatro miembros (entre padres e hijos), pero la tendencia de este número es a disminuir.
  • Los colombianos continúan cultivando los vínculos afectivos con sus padres en la ancianidad; ven por ellos, los visitan, pero lo hacen más los estratos bajos que los altos.
  • Los hijos ayudan cada día más activamente en las labores domésticas. Pero es una actitud más frecuente en los estratos altos.
  • Sorprendentemente, la conexión a Internet en los estratos uno y dos ha crecido considerablemente en los últimos dos años.
  • El matrimonio es una institución cada vez más característica de los estratos altos, mientras que en los bajos pierde vigencia.
  • Crece el porcentaje de los que aseguran que casarse está pasado de moda.
  • Aunque la infidelidad en los hombres ha disminuido y en las mujeres ha aumentado, aún son más infieles ellos que ellas.
  • Los hombres quieren más a las suegras de lo que las quieren las mujeres.
  • Los hijos de estratos altos se demoran más en irse de la casa.
  • La desobediencia es la primera razón de discusión entre padres e hijos.
  • Las parejas en unión libre tienen menos hijos que las parejas casadas.
  • En Colombia hay un decrecimiento de la población joven.
  • La ‘palmada pedagógica’ sigue siendo un método muy recurrido en los hogares colombianos para reprender o corregir a los hijos. 
  • Los colombianos que creen en el matrimonio siguen considerándolo una institución para toda la vida.
  • La tendencia a perdonar las infidelidades es bastante alta tanto en hombres como en mujeres.
  • Aunque la mayoría de los colombianos no está de acuerdo con el matrimonio entre homosexuales, sí piensa que los miembros de parejas del mismo sexo deben tener derechos civiles iguales a los de las parejas heterosexuales.

1. ¿Cuál es su estado civil?

A mayor nivel socioeconómico, mayor es el número de parejas unidas por el matrimonio: mientras que en el estrato 1 sólo un poco más de la mitad de los encuestados está casado (53%), en el estrato 6 lo está el 86%. Hay que tener en cuenta que la boda implica, por una parte, unos costos elevados que no todo el mundo puede pagar, y por la otra, aún tiene un componente social de peso: en muchos sectores no es bien visto que una pareja esté ‘arrejuntada’.

2. Para parejas casadas. ¿Cómo es la estructura de su núcleo familiar? Escoja alguna de estas opciones:

3. Para parejas en unión libre. ¿Cómo es la estructura de su núcleo familiar? Escoja alguna de estas opciones:

Las parejas en unión libre tienen una tendencia levemente mayor a no tener hijos que las casadas. De la misma forma, también es más común en ellas que compartan el hogar no sólo con sus hijos, sino también con otros parientes.

4. ¿Cuántas personas conforman su hogar?

Los estudios dicen que las familias se han reducido un 0,2 en los últimos años. Se considera, también, que las familias urbanas son más pequeñas que las del campo, y algo semejante sucede entre los estratos: una familia de nivel 1 tiene en promedio 4,8 miembros y una de nivel 6, tiene 3,4.

5. ¿Tiene hijos?

6. ¿Cuántos hijos viven con usted?

7. ¿En cuáles de los siguientes rangos de edad se encuentran los hijos que viven con usted?

Las cifras demuestran que nos estamos convirtiendo en un país viejo: cada vez tenemos menos niños. La mayoría de los hijos que todavía viven con sus padres, en vez de estar en edades tempranas, son ya mayores de edad: están entre 18 y 25 años. Hay un decrecimiento de la población joven.

8. ¿Hay abuelos presentes en su hogar?

Más o menos uno de cada cuatro hogares tiene el abuelo presente. Eso sí, la diferencia entre estratos no deja de ser interesante: del 1 al 6 hay una distancia de doce puntos. Al fin y al cabo, en los niveles altos los abuelos llegan a la tercera edad con más poder adquisitivo y, además, sus hijos tienen mayores posibilidades de pagarles enfermeras y hogares geriátricos. Por otro lado, en los estratos bajos los abuelos, en muchas ocasiones, son especialmente importantes en el hogar porque, mientras sus hijos trabajan, ellos se encargar de cuidar de los nietos y atender la casa.  

9. ¿Visita con frecuencia a sus padres?

Un 61% de los encuestados visita a sus padres con regularidad. De nuevo la diferencia entre niveles socioeconómicos es diciente: 9 puntos entre el 1 y el 6. A menor estrato, más tiempo e interés para pasarse de vez en cuando por la casa de los papás. 

 

 

 

 

 

10. Cuando abandonó la casa de sus padres: 

Más de la mitad de los hijos siguió colaborando. Interesante revisar estas cifras discriminando según el género, pues hay una diferencia de diez puntos entre los hombres que continuaron aportando a la casa paterna (59) y las mujeres que lo siguieron haciendo (49). La sociedad les exige mayores responsabilidades económicas a los hombres que a las mujeres. 

11. En una escala de 1 a 10, en donde 10 es “me quiere mucho” y 1 es “no me quiere”, ¿qué tanto cree que lo(a) quiere su suegra?

12. Y usted, ¿qué tanto quiere a su suegra?

Los hombres se sienten más queridos por la suegra que las mujeres y también la quieren más de lo que la quieren ellas. Estas dos mismas preguntas se hicieron en una encuesta del Centro Nacional de Consultoría* hace 23 años y las respuestas fueron muy distintas. Cuando se preguntó: ¿qué tanto cree que lo quiere su suegra?, los hombres respondieron 7,0 y las mujeres 6,7. Y cuando se preguntó: ¿qué tanto quiere a su suegra?, ellos respondieron 7,1 y ellas 6,9. Con el paso de los años parece que esta complicada relación ha mejorado bastante.

*Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla. 1,2 de abril de 1989. 560 adultos casados. CNC.

            

13. Usted diría que una familia es una comunidad de personas: 

Las ideas sobre la familia han cambiado. Hace 21 años, una encuesta* reveló que los colombianos que pensaban que la familia era una comunidad de personas ligadas por el amor, eran sólo el 37, 75%; hoy la suma es del 66%. Por esos días, la mayoría creía que la familia era una comunidad de personas que simplemente se ayudaban mutuamente: 38,75%. 

*Colombia. 10 a 12 de abril de 1991. 700 personas CNC.

 

 

 
14. ¿Cuál considera que es el número ideal de hijos que debe tener una pareja?

 

En los últimos años la cifra ha variado poco: la mayoría de los colombianos sigue creyendo que dos es el número ideal de hijos. Barranquilla es la ciudad del país en la que se ve una mayor tendencia a familias más grandes: el 33% de los barranquilleros cree que lo ideal es tener tres hijos.

15. ¿Cuál cree que es la edad ideal para que un hijo abandone la casa de sus padres?

El resultado promedio es de 23.6, pero hay que tener en cuenta que la edad en la que se considera que los hijos deben abandonar la casa aumenta con el estrato. Así, en el 1 es de 23,1, y en el 6, de 24,9. Los jóvenes de escasos recursos se ven obligados a ‘salir al mundo’ con mayor rapidez, mientras que los de niveles altos lo hacen, en buena parte de las ocasiones, después de que los padres les han pagado un posgrado y les han organizado un tanto el futuro. 

16. ¿Qué tan de acuerdo está con las siguientes frases? 5 es totalmente de acuerdo, 1 es totalmente en desacuerdo.

Aunque las cosas están cambiendo, los padres colombianos continúan siendo conservadores al respecto. Cuando se les preguntó si permitirían no que su hijo(a) viviera sino que durmiera en casa de los suegros, o que llevara al novio(a) a dormir a la casa, el promedio de aprobación no pasó tampoco de 1,6. Eso sí, hay una leve tendencia a ser permisivos con los hijos hombre que con las mujeres.

 

 

 

 

 

17. En una escala de 1 a 10, donde 10 es “me hace muy feliz” y 1 es “no me hace feliz”, ¿qué tan feliz lo hace…?

La felicidad de los colombianos tiene más que ver con lo que pasa dentro del hogar que con lo que puede suceder afuera. Las opciones menos votadas son las que tienen que ver con salir de la casa y relacionarse con personas diferentes a la pareja y los hijos.

18. ¿Qué tan de acuerdo está con las siguientes frases?

Los colombianos siguen creyendo en el matrimonio como una institución para toda la vida. No obstante, casi la mitad de ellos (46%) considera que es mejor no casarse, a lo mejor precisamente porque no quieren quedar unidos hasta que la muerte los separe. El porcentaje de los que piensan que el matrimonio está pasado de moda ha crecido en los últimos años. 

19. Frente a las uniones entre parejas del mismo sexo, ¿usted está a favor o en contra de…?

Si bien la mayoría de los colombianos (62%) no está de acuerdo con el matrimonio civil entre parejas del mismo sexo, el 55% sí considera que deben tener los mismos derechos (heredar bienes, pensión, etc.). Aún relacionan la palabra ‘matrimonio’ con la pareja conformada por un hombre y una mujer. También resulta interesante notar cómo los colombianos prefieren que las personas del mismo sexo adopten los hijos en vez de tenerlos por métodos naturales. 

20. Si su hijo(a) manifiesta ser homosexual, ¿usted aceptaría la situación?

La cifra de quienes aceptarían la homosexualidad de su hijo es alta (67%) y ha crecido en los últimos años. En 1990, una encuesta* les preguntó a los colombianos si creían que el homosexualismo era un comportamiento anormal, y el 67% lo considero así ante sólo un 24% que dijo que era normal. Ahora bien, si se revisa por ciudades, la capital de departamento con unos padres más abiertos al homosexualismo de los hijos es Medellín (75%) y la de padres menos dispuestos es Barranquilla (56%).

*Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla. 20 y 21 de octubre de 1990. 615 personas. CNC. 

 

21. ¿Sus hijos ayudan en actividades del hogar, como lavar la ropa o la loza, o tender la cama?

En general, sí ayudan. Si sumamos las variables ‘siempre’ y ‘frecuentemente’, tenemos un 54%. Pero en el estrato 1 la suma de esas dos categorías da 58%, mientras que en el 6, el resultado es solamente un 31%. ¿Por qué? En los niveles altos la presencia de empleadas del servicio encargadas de esas labores es, obviamente, mayor. 

22. ¿Usted es creyente?

23. ¿Asiste a misa, culto o servicio habitualmente?

El 96% de los encuestados es creyente, pero sólo el 82% asiste a misa, culto o servicio frecuentemente. Aun así, las cifras son muy altas. Si se revisan según los estratos, se puede decir que hay un decrecimiento de la religiosidad a medida que sube la capacidad económica: en el 2 asiste frecuentemente a la iglesia el 86% de los encuestados; en el 6, el 68%.

24. ¿La familia se reúne para comer?

25. ¿Qué días se reúnen a comer?

26. ¿Y en qué momento del día?


 

27. ¿Se utiliza el comedor en la casa para reunirse con la familia?

El encuentro familiar alrededor de los alimentos sigue siendo importante para los colombianos: nueve de cada diez se reúnen a comer con los suyos, y casi la mitad de ellos (49%) lo hace todos los días. La hora de la cena es la más común para que se sienten a la mesa, pues, obviamente, la mayoría trabaja durante todo el día. El comedor es todavía un punto de reunión importante, sobre todo en los estratos altos. 

28. Cuando se cocina en su hogar…

En general, en Colombia la responsabilidad de cocinar sigue estando a cargo de una sola persona en el hogar: 44%. La figura de la empleada del servicio es incipiente en el estrato 1 y va aumentando a medida que crecen los niveles socioeconómicos. Y algo semejante sucede con la categoría de ‘se alternan la responsabilidad’: el 32% de las personas de estrato 6 escogió esa opción. Cocinar es hoy una práctica no sólo para mujeres y de la cual muchas personas disfrutan.

29. Usted diría que el grado de confianza de sus hijos hacia usted es…

Definitivamente, los padres colombianos consideran que sus hijos les tienen confianza. La suma de quienes respondieron ‘alto’ y ‘muy ‘alto’ da un contundente 92%. El 100% de los papás de estrato 6 piensa que sus hijos les pueden contar los problemas con tranquilidad, en tanto que en el estrato 1 la cifra es del 90% y en el 2, del 88%. ¿Entre más dinero, más confianza entre hijos y padres?

30. ¿Alguna vez le ha pegado a un hijo?

31. ¿Qué tan de acuerdo está con la idea de que una palmada de vez en cuando no hace daño?

Las mujeres, tradicionalmente encargadas de la crianza, han golpeado a los hijos más que los hombres. Y el 83% de los colombianos está de acuerdo con la llamada ‘palmada pedagógica’ de vez en cuando: se le sigue considerando una forma eficaz de castigo y corrección.


 

 

 

 

 

32. ¿Cuánto tiempo dedica a conversar con cada uno de sus hijos diariamente?

  

33. Usted diría que...



 

34. ¿Cuál es el tema del que más habla con sus hijos?

Para los padres de hoy es más fácil hablar con sus hijos sobre la vida escolar que sobre los problemas personales que los muchachos enfrentan. A mayor estrato, esa tendencia aumenta. Hoy los padres tienen un alto interés en la calidad académica de sus hijos. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

35. ¿Cuál es la razón por la que más discute con sus hijos?


 

La desobediencia es hoy la principal razón de discusión entre padres e hijos colombianos. El desorden gana importancia en el estrato 6.

36. ¿Usted ha sido infiel?

37. ¿Su pareja se enteró?

38. ¿Lo(a) perdonaron?

El 41% de los hombres acepta haber sido infiel, mientras que sólo el 7% de las mujeres dice haberle puesto los cachos a sus parejas. En Colombia, en buena medida, a la infidelidad se le sigue viendo como algo de ‘machos’. Eso sí, los hombres ahora son menos infieles y las mujeres lo son más. En 1989, una encuesta* reveló que el 47% de los hombres y el 3% de las mujeres habían sido infieles. Así las cosas, hoy el género masculino es un 6% más fiel y el femenino un 4% más adúltero. 

*Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla. 15 a 25 de noviembre de 1989. 680 adultos casados. CNC. 

 

 

39. ¿Cuál es el principal tema de pelea y discusión entre usted y su pareja?

Las parejas colombianas pelean, sobre todo, por plata y porque no consiguen ponerse de acuerdo en las decisiones que toman.

40. Para las madres trabajadoras. ¿Preferiría dejar de trabajar y dedicarse a su hogar, o trabajar medio tiempo y dedicar medio tiempo a estar con sus hijos?

41. ¿Su trabajo hace que pase con sus hijos menos tiempo del que ellos necesitan de usted?

Contar con una entrada económica fija es de gran importancia para la madre colombiana de hoy. De ahí que sólo el 12% quiera dejar de trabajar y dedicarse por completo a los hijos. Una gran mayoría (88%) prefiere la opción del medio tiempo. Es interesante que ninguna mujer de estrato 6 quiera abandonar su trabajo para concentrarse en el hogar. Y sin embargo, es en este estrato donde hay mayor sentimiento de culpa por dedicar a los hijos menos tiempo del que necesitan, a causa del trabajo.

 

42. ¿En su casa hay Internet? 

Hoy, casi la mitad de los colombianos (49%) tiene acceso a la red desde sus hogares. Y según cifras del Ministerio de Tecnologías de la Información, hay casi cinco millones de colombianos suscritos a planes de Internet, a lo que habría que sumar la alta cantidad de personas conectadas a través de teléfonos inteligentes. Eso sí, la brecha social sigue siendo alta: mientras que el 94 de los hogares de estrato 6 cuenta con Internet, sólo el 20 de los de estrato 1 lo tiene.


 

  • Comparte este artículo:

En este árticulo se habla de:Actualidad, Encuesta, Familia, Colombiana.,